Mantenimiento de la cubierta vegetal

Las cubiertas “verdes” no requieren de mucho mantenimiento, pero es imprescindible su cuidado para mantener la perennidad de la vegetación. Los cuidados regulares permiten obtener una tasa de cobertura vegetal de un mínimo del 80% rápidamente y mantener este nivel en el tiempo.

Es muy recomendable formalizar el mantenimiento con un contrato con una empresa especializada. En Vegetal ID siempre acompañamos nuestros nuevos proyectos de un contrato de mantenimiento adaptado tanto a la vegetalización como a las zonas estériles.

Para cada puesta en marcha hay que distinguir tres fases: la fase de finalización de instalación, la fase de refuerzo del manto vegetal, y la fase de uso corriente. Los tipos de operación de mantenimiento dependen de la fase del proyecto, del tipo de sistema instalado y del tipo de vegetación.

Fase de finalización

Se trata de la fase comprendida entre la instalación del sistema de vegetalizacion y la finalización de la obra completa. Esta duración puede variar en función de la complejidad de la obra y de la coordinación de operaciones.

Durante el periodo de finalización, el mantenimiento es responsabilidad del instalador (Vegetal ID). Después de la recepción del sistema la responsabilidad del mantenimiento se transmite al cliente. Después de la fase de finalización de la instalación arranca la fase de refuerzo.

Fase/Periodo de refuerzo

Se trata del periodo post instalación necesario para obtener una tasa de cobertura vegetal igual o superior al 80%. La duración del periodo de refuerzo y la frecuencia de las visitas de mantenimiento dependen del tipo de sistema y del tipo de vegetación.

La necesidad de mantenimiento es mínima en esta fase para los sistemas precultivados y prescindible para los sistemas basados en HYDROPACK® (ya que las plantas están arraigadas y consolidadas en el sustrato). Para los sistemas ID Mat esta fase es de 3 a 6 meses (tiempo necesario para que las plantas del tepe se arraiguen en todo el espesor del sustrato).

En el caso de plantaciones por celdas o fragmentos (i.D. MOTTE, i.D. GODET o i.D. FRAGMENT), la fase de refuerzo puede llevar de 1 a 3 años antes de alcanzar una tasa de cobertura mínima de 80%. Durante este periodo, un seguimiento regular es imprescindible. El riego es particularmente importante para el arraigado de los fragmentos de sedum. Es necesario vigilar la necesidad de agua de los vegetales y regar cuando necesario en función de las condiciones climáticas y de crecimiento del manto vegetal (arraigado en profundidad en todo el sustrato).

Las principales operaciones de mantenimiento durante la fase de refuerzo son:

  • Retirada de los residuos dejados por el viento en las superficies vegetalizada y en las zonas estériles.
  • Recolocación del manto de cultivo en caso de desplazamiento por viento o lluvia.
  • Retirada manual de las plantas no deseadas.
  • Riego regular en función de las condiciones meteorológicas, especialmente para los sembrados con fragmentos.
  • En caso de fallo en la implantación (parcial o total): operación complementaria de sembrado, plantación o instalación de elementos precultivados.

Una vez finalizada la fase de refuerzo (sea cual sea el sistema de vegetalización) arranca la fase de mantenimiento rutinario imprescindible para conservar el sistema de vegetalización en perfectas condiciones.

Periodo de mantenimiento rutinario

Este periodo arranca cuando la cubierta alcanza una tasa vegetal del 80% y que las plantas están correctamente arraigadas. El objetivo es mantener este nivel al 80% mínimo.

Para las soluciones de vegetalización extensivas: 1 a 2 visitas al año. El periodo de mantenimiento rutinario arranca justo después de la instalación para los sistemas precultivados (tipo bandeja HYDROPACK®, tepe de sedum i.D. Mat).

Para los sistemas no precultivados el periodo de mantenimiento rutinario arranca después del periodo de refuerzo (1 a 3 años).

Para las soluciones de vegetalización semi-intensivas: 3 a 4 visitas/año en función del manto vegetal instalado. Para ciertos tipos de vegetación (arbustos y gramíneas) se requieren varias operaciones de tala y/o limpieza por año.

Las principales operaciones de mantenimiento son rutinarias:

  • Retirada manual de las plantas no deseadas y susceptibles de afectar el sistema de impermeabilización (plantas leñosas) o las malas hierbas perjudiciales para los sedum.
  • Retirada de las hojas y despeje de los desagües y perímetros.
  • Inspección y detección de problemas eventuales.
  • Inspección del drenaje.
  • Aportación de abono, especialmente para cubiertas inclinadas.
  • Corte y tala de las especies de mucho desarrollo.
  • Mantenimiento del sistema de riego.

Sea cual sea la localización del sistema de vegetalización, es imprescindible la presencia de un punto de agua. Debe permitir realizar fácilmente las operaciones de riego. Para ciertos tipos de instalaciones, por razones climáticas o por inclinación de la cubierta, es imprescindible disponer de un sistema de riego automático.

El mantenimiento de una cubierta vegetal puede cubrir varios aspectos:

  • Mantenimiento rutinario de su sistema de vegetalización. Vegetal ID propone un contrato de mantenimiento adaptado para cada proyecto y para cada sistema de vegetalización. El equipo de mantenimiento de Vegetal ID se compone de personal cualificado.
  • El diagnóstico de la cubierta vegetal.
  • La renovación del sistema de vegetalización.
Todo sobre vegetalización
Preguntas Frecuentes